miércoles, 22 de octubre de 2008

Permaneced en Mí, y Yo en Vosotros...

-------------------------------------------------------------------------------
Jesús dijo:
"Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que, estando en Mí, no lleva fruto, lo quita, pero todo sarmiento que lleva fruto, lo limpia, para que lleve todavía más fruto. Vosotros estáis ya limpios, gracias a la Palabra que Yo os he hablado. Permaneced en Mí, y Yo en vosotros. Así como el sarmiento no puede por sí mismo llevar fruto, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en Mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. Quien permanece en Mí, y Yo en él, lleva mucho fruto, porque separados de Mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en Mí es arrojado fuera como los sarmientos, y se seca; después los recogen y los echan al fuego, y se queman. Si vosotros permanecéis en Mí, y mis palabras permanecen en vosotros, todo lo que queráis, pedidlo, y lo tendréis".
Juan 15:1-7



--------------------------------------------------------------------------------


¡Sorprendente! En estos siete versículos, el verbo PERMANECER es mencionado siete veces. El contexto de estos versículos nos ilustra muy claramente sobre lo que Dios requiere de nosotros para nuestra salvación eterna.

Jesús dijo:
"Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por él. Porque angosta es la puerta y estrecho el camino que lleva a la vida y pocos son los que la encuentran".
Mateo 7:13-14

Por lo tanto, no solamente debemos PERMANECER en Él sino que también debemos esforzarnos para lograr entrar por la puerta angosta. Si no PERMANECEMOS en Él, es obvio que entonces no estamos en el camino estrecho que lleva a la puerta angosta de la salvación, sino en el camino espacioso que lleva a la puerta ancha de la perdición eterna.

Así lo dijo Jesús, que si no PERMANECEMOS en Él (la Vid) seremos separados de la Vid por el Padre, y expulsados a donde nos secaremos, para después ser recogidos, y echados al fuego para ser quemados.
Ahora que ya tengo tu atención descubramos el significado de la palabra PERMANECER.

¿Qué se requiere para que Jesús PERMANEZCA en nosotros y nosotros en Él?

El significado teológico de PERMANECER es morar internamente. Jesús vendría y moraría en nosotros e igualmente nosotros en Él. Por lo tanto, mientras hagámos lo que Jesús nos amonesta hacer, estamos en el camino hacia la puerta angosta de la salvación. Entonces, para asegurarnos de que estamos en el camino correcto, Jesús ha ordenado que PERMANEZCAMOS en Él.

Entonces, ¿Qué se requiere para que Jesús permanezca en nosotros?

Podemos hacerlo:
1. Al aceptarlo como ¿nuestro Señor y Salvador personal?
No. ¿En dónde dice eso la Biblia?

2. ¿Por la gracia de Dios solamente? ¿Sola Gracias?
No. ¿En dónde dice eso la Biblia?

3. ¿Por la fe en Dios solamente? ¿Sola Fides?
No. ¿En dónde dice eso la Biblia?

Usemos simplemente el sentido común. Puesto que Él nos mandó hacer algo, ¿No sobresale al razonamiento, que también Él nos diría cómo hacerlo?
Jesús fue muy claro al expresar lo que debemos hacer para que Él PERMANEZCA en nosotros y nosotros en Él.

Jesús, en Juan 6:53-57 nos dejó este mandato y solo en este versículo, en ningún otro lo podrás encontrar:
53 "En verdad, en verdad os digo, si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis la sangre del mismo, no tenéis vida en vosotros (los separados de la Vid); 54 El que de Mí come la carne y de Mí bebe la sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré en el último día. 55 Porque la carne mía verdaderamente es comida y la sangre mía verdaderamente es bebida. 56 EL QUE DE MÍ COME LA CARNE Y DE MÍ BEBE LA SANGRE, EN MÍ PERMANECE Y YO EN ÉL. 57 De la misma manera que Yo, enviado por el Padre viviente, vivo por el Padre, así el que me come vivirá también por Mí".

¿Qué significado tiene para ti el "En verdad, en verdad" del versículo 53? ¿Qué significa "si no"?
El cuerpo vive porque recibe verdadero sustento alimenticio. El cuerpo sin alimento morirá.
De igual forma, como el cuerpo necesita sustento alimenticio, el alma también, ya que sin él no produciría fruto.
El alma vive por el verdadero sustento Divino, la verdadera presencia de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía.



--------------------------------------------------------------------------------
Ahora, regresemos a "la Vid y el Viñador" para encontrar realmente el significado verídico de estos versículos y su importancia vital para nuestra salvación eterna. Al hacerlo, necesitamos simplemente interrogarnos con unas cuantas preguntas sencillas, contestándolas usando nuevamente el don del sentido común que Dios nos ha dado:

¿Quién es la Vid?
Cristo Jesús lo es.

¿Quién separa algunos de los sarmientos de la Vid?
Dios Padre lo hace.

¿Por qué son separados algunos de los sarmientos?
Porque no producen fruto.

Y ¿Por qué no producen fruto?
Porque ellos no buscan el sustento de la Vid.

¿Por qué esos sarmientos no buscan el sustento de la Vid?
Porque los sarmientos que son separados creen que el sustento es solo un símbolo,
y un símbolo por sí mismo, obviamente no tiene ninguna vida que proporcione sustento.
--------------------------------------------------------------------------------

"Todo el que va más adelante, y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios;
el que permanece en la doctrina, ése tiene al Padre, y también al Hijo".
2 Juan 1:9


--------------------------------------------------------------------------------

©
Escrito por Bob Stanley, el 11 de Agosto, 2006
Actualizado el 3 de febrero, 2007


Extraido de la pàgina: http://home.inreach.com/bstanley/sabide.htm