miércoles, 30 de julio de 2008

5.- Cualidades del catequista:


CUALIDADES RELIGIOSAS
BUENA CONDUCTA: Los niños y los jovenes leen más en el catequista que el libro de catequesis, se impregnan más de la conducta que de las palabras, se les graba más con los ojos que con los oídos. Tienen una antena finísima para captar todo lo que el catequista es interiormente.
PIEDAD: El catequista es un instrumento del cual Dios se sirve. Si permanece unido a Dios, viviendo en estado de gracia hará bien a sus catequizandos; separado de Dios por el pecado, su trabajo será estéril para la vida eterna.
No se concibe un catequista sin verdadera piedad. ¿Cómo podrá hacer amar al Señor, si primero no lo ama? ¿Cómo enseñará a orar, a frecuentar los sacramentos, si no tiene el gusto por la oración, si no hace bien, por ejemplo, la señal de la cruz?
CONVICCIÓN PROFUNDA: El catequista debe ser un entusiasta, un convencido. Convencido de que su misión es una cosa grande; que las cosas que enseña son verdaderas; que está colaborando en la salvación del mundo. Así pues, no basta que enseñe, sino que enseñando entusiasme a los otros, los apasione y los arrastre.
CUALIDADES MORALES
AMAR A LOS NIÑOS, JOVENES, PADRES DE FAMILIAS: Si los niños, jóvenes, y padres de familia no se siente amados desconfían, obran por fuerza y sin convicción.
El catequista mismo, si no ama de veras a los niños, jóvenes, padres de familia, no hallará jamás la fuerza para superar el tedio, la ingratitud inherente a su oficio, y será incapaz de tener confianza en sí mismo y en ellos, de compadecerlos y de tenerles paciencia.
PACIENCIA: Decía san Francisco de Sales: “Hay que tener un vaso de ciencia, un barril de prudencia y un océano de paciencia”.
SENTIDO DE JUSTICIA: El niño , joven , padre de familia no soportan la imparcialidad y la injusticia y cuando la ve o cree verla, sufre, se aleja y se encierra en sí mismo. Hay que tratar a todos de la misma manera, guardándose de la simpatía hacia los más listos, los mejor económicamente, los mejor vestidos… etc. si hay alguna preferencia debe ser hacia los más pobres, los más difíciles, los más deficientes.
RESPETO A LA VERDAD: Los niños, jovenes, y padre sde familia son muy sensibles a la verdad , tienen una gran en el catequista. Por lo tanto, jamás debe permitirse por lo que sea, el decir cosas no ciertas o hablar con reticencias o con doble sentido.
PARA ’QUE NO SE TE OLVIDE EL TEMA:
1. Según tu experiencia ¿Para que sirven las cualidades morales?
2. ¿Qué quiere decir que un catequista tenga cualidades religiosas?
3. ¿Por qué será necesario que el catequista tenga amor por lo que hace?